domingo, 1 de septiembre de 2013

74 Certamen Internacional de Artes Plásticas de Valdepeñas


Nostalgia, Motacilla alba
Bronce sobre arado antiguo y madera, 89x120x70 cm.
Inscripción: 'A mi padre, heredero de una cultura que se pierde.-'


Nostalgia, Motacilla alba (Detalle)

Fruto de mi segunda fundición es este trabajo que os muestro, el mismo ha sido seleccionado en la 74 Exposición Internacional de Artes Plásticas de Valdepeñas. Si recordáis en la pasada edición también me seleccionaron con la obra Alba.  

Imagen de la portada del catálogo de la 74 Exposición Internacional de Artes Plásticas de Valdepeñas


Imagen de la página del catálogo en la que aparece impresa mi obra

Imágenes de la inauguración
De izquierda a derecha: D. Manuel López Rodríguez, Tte. Alcalce del Área de Cultura, Comercio y Turismo del Ayto. de Valdepeñas; Dª. Tania Blanco, Medalla de Oro de la Exposición; D. Dis Berlín, artista invitado y miembro del jurado de esta edición; D. Felipe Garín Llombart, Catedrático de Historia del Arte y Museólogo, ex-Director del Museo del Prado y de la Académia de España en Roma, actual Director del Consorcio de Museos de la Comunitat Valenciana y del Centro de Artes del Carmen y miembro del jurado y D. Jesús Martin Rodríguez-Caro, Alcalde de Valdepeñas durante el acto de inauguración de la exposición






Imágenes de inauguración de exposición


Mi pequeña A.Gaia y yo junto a la obra seleccionada en el Certamen


6 comentarios:

Arturo de Miguel dijo...

Precioso trabajo Fran. "Simple" y al mismo tiempo cargado de contenido. Proyectar su sombra metálica y todo lo demás. Mis más sinceras felicitaciones, ¡¡MAESTRO!!
Un abrazo.

Fran A.H. Alvarado dijo...

Gracias Arturo. Aún creo que me falta algo para ostentar el título de 'Maestro'en las Artes... me conformo con que mis alumnos me llamen así en vez de 'profesor'que pienso que marca unas distancias que no favorecen más que a los egos de determinados personajes que se dedican a la enseñanza.
Un abrazo

López- Rojas dijo...

Enhorabuena Fran; una obra preciosa que transmite esa nostalgia por un tiempo que se pierde.
Abrazo.

Fran A.H. Alvarado dijo...

La verdad es que esta obra es un homenaje a mi padre... él es uno de los pocos hortelanos antiguos que quedan en mi pueblo natal y siempre me contaba que cuando se movía la tierra para sembrar el campo se llenaba de 'chasquitas' (como llamamos a las Lavanderas). Cuando mi padre falte... nadie ocupará su lugar... y todo su conocimiento, el de mi abuelo y el de todos los que vinieron antes que él... se perderá.

Gracias Joaquín y un abrazo.

marc calvo dijo...

Ya se nota que és un alegato a la cultura hortelana y campesina,con claras señas nostálgicas,al principio no identificaba la estructura metálica donde se posaba la lavandera,pero después de una observación más atenta me he dado cuenta que está sobre un arado.Realmente poético Fran.

PAIO dijo...

He llegado de pura casualidad a este blog. Lo que haces es alucinante. Enhorabuena!!